Fantasía


Huyo de ti, mi amada embrujadora,

de tus hermosos cantos de alborada,

porque mis ojos ven en tu mirada

desenfrenado brillo de la aurora.

Aléjate de mí, a cualquier hora,

no quiero que me envuelvas como un hada

en fulgores de plata recamada

e imagine que viajo a tierra mora.

Eres coqueta y bella, Fantasía,

pero temo tus excesos tentadores

en mañana, en noche o de día

y que todos mis sueños retadores se disipen

al fin cual bruma fría al soplo de los hechos triunfadores.

© Alfonso Enríquez de Salamanca

Reproducido con permiso del autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: